Ir al contenido principal

Las torpezas de la adultez

Fragmento del libro "Cuentos de Dionisia"

La fantasma del Prado
La adultez entre otras torpezas, incluye el escepticismo. Yo que escribo estas líneas, doy fe de la existencia de este ser etéreo y melancólico. Antes de que El Chambón y La Chambona humillaran a los bailarines del Prado con su espectacular resistencia y su ritmo arrollador (hay testigos que afirman haberlos visto venir bailando desde su casa, continuar danzando toda la noche y regresar a su domicilio de la misma manera en que habían venido, bailando, sin siquiera, detenerse para un refrigerio) hubo una gran bailaora española, mas precisamente de Sevilla, llamada María Consuelo Armento Lóres. El Prado, donde se realizaban las Romerías y funcionaban los talleres de la Escuela Media Nº 2 Luis Federico Leloir, era la sede de la Sociedad Española de Socorros Mutuos, Ahí mismo vimos su alma en pena. En la glorieta del centro murió Consuelo, la Mentalóra, despechada por uno de los hermanos Matellanes, luego de bailar unas bulerias en honor de su amó perdío. Una tardecita de verano, siendo pibes, fuimos con Guillermo Machin y Raúl Teme a investigar por unos andurriales y vimos una silueta delgada y transparente, de nariz aguileña y finos labios, bailando en la glorieta del Prado, mientras acompañado de unas tenues castañuelas se oía un lamento tristísimo. Al comentar lo sucedido nuestros padres coincidieron en que lo que habíamos visto era un poco de humo o neblina y que lo que escuchamos fueron ranas y arrumacos gatunos.
Por eso digo que la adultez, entre otras torpezas, trae consigo el escepticismo.

Jorge Alberto Estefanía



Jorge Alberto Estefanía nació en Comte. Nicanor Otamendi, localidad rural de la Prov. de Bs.As..

Publicar un comentario

La entrada mas vista

"A mis obligaciones" un poema de Pablo Neruda

Cumpliendo con mi oficio
piedra con piedra, pluma a pluma,
pasa el invierno y deja
sitios abandonados,
habitaciones muertas:
yo trabajo y trabajo,
debo substituir
tantos olvidos,
llenar de pan las tinieblas,
fundar otra vez la esperanza.

No es para mí sino el polvo,
la lluvia cruel de la estación,
no me reservo nada
sino todo el espacio
y allí trabajar, trabajar,
manifestar la primavera.

A todos tengo que dar algo
cada semana y cada día,
un regalo de color azul,
un pétalo frío del bosque,
y ya de mañana estoy vivo
mientras los otros se sumergen
en la pereza, en el amor,
yo estoy limpiando mi campana,
mi corazón, mis herramientas.

Tengo rocío para todos.


Cubismo.- 23 de marzo- 125º Cumpleaños de Juan Gris

José Victoriano González-Pérez conocido como Juan Gris, nació en Madrid el 23 de marzo de 1887. 



















Fuente "Arte España"http://www.arteespana.com/juangris.htm