Ir al contenido principal

La divina sensualidad del arte indio

Fragmento de un artículo  con la firma de William Dalrymple / Historiador Británico  publicado en 
ead / El Arca Digital


Los occidentales que visitan la India pueden sorprenderse frente a las imágenes de voluptuosidad sensual que ofrece el arte, puesto que  el cristianismo ha propuesto al cuerpo humano como esencialmente pecaminoso, lujurioso y vergonzoso. O sea, un vehículo contaminado del alma perecedera que tiene que ser domesticado y disciplinado. Para  la tradición artística de la India, lo sensual y lo sagrado no se oponen. Ellos son uno, y lo sensual es visto como una parte integral de lo sagrado. Los dioses siempre se representan como sobrehumanamente hermosos, porque si la imagen no era hermosa, entonces los dioses no se convencerían de habitar la estatua.


Aunque las imágenes fueron destinadas a un público monástico, la imagen de Buda tiende invariablemente a no mostrarlo en su medio monástico, después de su conversión, sino en el ambiente cortesano en el que se crió.
(...)Como dijo el gran historiador del arte indio Vidya Dehejia, "no se asociaban a la idea de que este tipo de imágenes sensuales pueden generar pensamientos irreverentes, sino que las asociaciones establecidas parecen haber acentuado el crecimiento, la prosperidad y los buenos augurios"."Es por eso que los monasterios de Ajanta se llenaron de imágenes de bellas mujeres, porque ante los ojos de los monjes, esta decoración era completamente apropiada".

(...)Aquí se considera totalmente adecuado cubrir las paredes de un templo con parejas copulando.

(...)(...)En oposición al amor romano clásico por la sensualidad, los primeros monjes cristianos se dispusieron a mortificar sus cuerpos y luchar contra todas las tentaciones de la carne.
Sólo desafiando los impulsos y sacándolos fuera del cuerpo, según la creencia de los monjes coptos, se puede llegar a la perfección. Somos polvo y en polvo nos convertiremos. Y estas actitudes no han abandonado del todo la tradición cristiana occidental.
(...)La escultura india fue considerada inmoral y el contacto con ella podía infectar la sensibilidad moral, se creía. Ya en el siglo XVII los viajeros europeos se quejaban sobre los templos llenos de "mucha inmodestia, fornicación de estilo pagano y otras abominaciones (...) [y] llenos de figuras lascivas de monstruos, donde uno no puede entrar sin horrorizarse".
Incluso en el libertino siglo XVIII un caballero se quejó de que "las figuras de dioses y diosas se muestran en posturas tan obscenas, que hasta las ninfas de Covent Garden estarían contrariadas para imitarlos”.
(...)"En esta tradición, lo sensual y lo sagrado no se oponen. Ellos son uno, y lo sensual es visto como una parte integral de lo sagrado”
Pero los indígenas precoloniales no asociaban a las mujeres con el pecado y en las voluminosas escrituras indias no hay ninguna Eva. Las mujeres no se asociaban con la tentación, sino que con la fertilidad, la abundancia y la prosperidad y hay un reconocimiento abierto de la sexualidad como una ruta a lo divino.
(...)Esta obsesión con la belleza del cuerpo humano sobrevivió a oleadas de invasiones, y a la llegada del Islam al sur de Asia.



(...)La ruptura ocurrió durante el período colonial, con la llegada de misioneros cristianos en el siglo XIX. En reacción a las diatribas británicas sobre " la inmoralidad hindú " una nueva generación de reformadores hindúes educados en Reino Unido comenzó a criticar y reexaminar sus propias tradiciones.
Surgió un movimiento que instó a las mujeres hindúes a cubrirse y la castidad y la modestia fueron elevados como los atributos ideales de la feminidad hindú.
(...)Si la historia en general y la historia del arte en particular tienen algún valor más allá del entretenimiento y nos ofrece lecciones y ejemplos del pasado, es tal vez para liberarnos –tal como los viajes- de la tiranía de nuestros propios valores culturales y hacernos conscientes de lo contingentes y limitados por el tiempo, la cultura y la geografía que son muchos de nuestros prejuicios

Sugiero la lectura completa de este artículo en: www.elarcadigital.com.ar 

Publicar un comentario

La entrada mas vista

"A mis obligaciones" un poema de Pablo Neruda

Cumpliendo con mi oficio
piedra con piedra, pluma a pluma,
pasa el invierno y deja
sitios abandonados,
habitaciones muertas:
yo trabajo y trabajo,
debo substituir
tantos olvidos,
llenar de pan las tinieblas,
fundar otra vez la esperanza.

No es para mí sino el polvo,
la lluvia cruel de la estación,
no me reservo nada
sino todo el espacio
y allí trabajar, trabajar,
manifestar la primavera.

A todos tengo que dar algo
cada semana y cada día,
un regalo de color azul,
un pétalo frío del bosque,
y ya de mañana estoy vivo
mientras los otros se sumergen
en la pereza, en el amor,
yo estoy limpiando mi campana,
mi corazón, mis herramientas.

Tengo rocío para todos.


Cubismo.- 23 de marzo- 125º Cumpleaños de Juan Gris

José Victoriano González-Pérez conocido como Juan Gris, nació en Madrid el 23 de marzo de 1887. 



















Fuente "Arte España"http://www.arteespana.com/juangris.htm