Ir al contenido principal

El libro no ha muerto



  
El 22 de febrero de 2014, en el blog "Mirá que te lo tengo dicho" en el diario digital El país de España, Juan Cruz posteó un texto interesante sobre la supervivencia del libro de papel junto al libro digital. 
Aquí la transcripción completa del post. 

Crónicas de la nada y del mundo. 13. Arriba los corazones (literarios)


Me niego a pensar que es verdad lo que dicen los agoreros: que el libro se va a hundir en medio de las aguas cenagosas del Facebook, el wasapp y la costumbre de no leer y no creer en los libros que marca el ritmo cultural de una sociedad cada vez más contenta de no conocerse.
         Para no leer hay ahora muchos argumentos, y para decir que no se lee hay casi los mismos. Antes se decía, cuando te hablaban de un libro que había que leer: “Lo acabo de comprar” o “lo estoy leyendo” o “me han dicho que es muy bueno”. Ahora se dice: “Ya lo he visto”. En Facebook, en Twitter. Ver un libro como si fuera una estrella fugaz. Verlo, no tocarlo, no leerlo. Verlo para decir que lo hemos tenido cerca.
         Soy optimista con respecto al futuro del libro, y no me refiero a esa insistencia estadística en que ahora se lee más porque hay más soportes para leer, porque leer no es posar tus ojos en la palabra escrita, tan solo; es posar y adentrarte, es buscar en lo que lees una referencia para vivir, para discutir, para soñar o para justificar tu melancolía, para saber más o para saber de manera distinta. Como si leer es tener un artilugio para meter libros, como si ahí dentro se leyeran solos.
         Estadísticas que no se divulgan dicen, por ejemplo, que los editores nuevos que publican libros de papel y que son creativos (es decir, que no publican lo que ya fue mil veces publicado) están cumpliendo bien sus presupuestos, que están recibiendo el favor del público; los medios nos hemos acostumbrado a explicar los avances o los retrocesos de los libros digitales, y nos hemos olvidado de poner énfasis en la vida propia de los libros de papel. Como si también hubieran dejado de ir a las librerías los que escriben sobre libros. Es preciso ir a las librerías, fijarse en los libros; tocar los libros ahora es adelantarse a lo que pasará dentro de poco. Estoy seguro, quiero estar seguro, y quisiera compañía en esta seguridad que proclamo.
         Esta semana ha habido una buena noticia en el mundo del libro, pero tampoco la he visto muy divulgada: la agencia Dos Passos, que dirige con un ímpetu milagroso Palmira Márquez, Ámbito Cultural (a cuyo frente está el escritor Ramón Pernas) y Galaxia Gutenberg (director, Joan Tarrida) han convocado el premio Dos Passos a la primera novela. 12.000 euros de premio y la publicación, por Galaxia Gutenberg, de la novela ganadora. Los que escriban tienen de plazo hasta el 30 de mayo próximo, y el que gane verá la novela publicada el 14 de enero de 2015, que es cuando nació (en 1896) el escritor John Dos Passos. En la presentación del premio el escritor Fernando Marías, que acompañó a los convocantes del premio, aludió a las dificultades que él mismo tuvo para publicar su primera novela; en eso no ha cambiado el sector, pero es que ahora la presión del ambiente contra los escritores a los que no conoce ni Dios es tremenda. Leer, ir a las librerías, publicar, se ha vuelto, decía Pernas, “un acto de heroísmo y de resistencia”.
         No se trata sólo de “profesionalizar”, como decía Tarrida, al escritor: se trata de darle sitio y esperanza. Hay mucha gente escribiendo, y hay leyendo más gente que la que se dice por ahí. Prometo que, si tengo fuerza, desde aquí, y con la frecuencia que me den las ganas, haré todo lo posible por remar contra corriente y decir que el libro no se muere, qué más quisieran.
         Estoy harto de escuchar que el libro se muere.
         Pues si se muere el libro, qué no se habrá muerto ya.
Por: Juan Cruz
Fuente. Mira que te lo tengo dicho http://blogs.elpais.com/juan_cruz/


Publicar un comentario

La entrada mas vista

"A mis obligaciones" un poema de Pablo Neruda

Cumpliendo con mi oficio
piedra con piedra, pluma a pluma,
pasa el invierno y deja
sitios abandonados,
habitaciones muertas:
yo trabajo y trabajo,
debo substituir
tantos olvidos,
llenar de pan las tinieblas,
fundar otra vez la esperanza.

No es para mí sino el polvo,
la lluvia cruel de la estación,
no me reservo nada
sino todo el espacio
y allí trabajar, trabajar,
manifestar la primavera.

A todos tengo que dar algo
cada semana y cada día,
un regalo de color azul,
un pétalo frío del bosque,
y ya de mañana estoy vivo
mientras los otros se sumergen
en la pereza, en el amor,
yo estoy limpiando mi campana,
mi corazón, mis herramientas.

Tengo rocío para todos.


Cubismo.- 23 de marzo- 125º Cumpleaños de Juan Gris

José Victoriano González-Pérez conocido como Juan Gris, nació en Madrid el 23 de marzo de 1887. 



















Fuente "Arte España"http://www.arteespana.com/juangris.htm