Ir al contenido principal
Desde este blog voy a  hacer algunas reflexiones como contrapunto a un texto publicado por Gildardo López Reyes en su blog.
Estudié arquitectura, en contra de los deseos de mi padre, que me soñaba farmacéutica, pero no me gradué como había planeado, por razones que no viene al caso mencionar aquí. Por ende y para mí tranquilidad, ni él ni mi madre, tuvieron que asistir a ningún agasajo universitario con la posibilidad de que se les planteara alguna horrenda pregunta sobre mí.

Me refiero concretamente a la que hicieron a los padres de Gildardo: “¿Cuántas cosas cambiaron en sus hijos, en estos años universitarios? Pregunta que puso en problemas a la mamá, que eligió el silencio, seguramente para no poner en evidencia las características casi indeseables adquiridas por su hijo en esos años. Aunque él las define con claridad meridiana, no las voy a repetir aquí sin su autorización. Las y los lectores pueden recurrir a www.lasletrasdelgilo.mx y disfrutar del texto completo

Vuelvo a mi tema personal. Una vez que tuve mi título de maestra asegurado y en mis manos y sin riesgos de que algún cruzado o cruzada me lo quitara y logrado mi ingreso a la facultad de arquitectura, cuyos alumnos en aquellos años tenían una fama bien ganada de contestatarios e políticamente incorrectos, quedó al descubierto mi verdadera identidad, bastante alejada de la de aquella “niña” educada en confesional colegio, elegido con esmero por un padre muy rígido en materia de principios de vida y de religión.

En un irónico párrafo, Gildardo expresa:
Así que algunos nos tenemos que poner encima el disfraz de oveja negra, al transformar nuestro pensamiento de forma tan diametralmente opuesta. Obviamente, los equivocados somos nosotros.

Yo podía lucir como oveja negra por atea, también por partidaria de la educación laica, de la legalización del aborto, del reconocimiento  de la igualdad de derechos y oportunidades entre varones y mujeres; por estar involucrada en la lucha contra la violencia de género, contra el trabajo infantil... (estoy hablando del siglo pasado!) Por fortuna, hoy la gran mayoría de las mujeres tiene una visión del mundo y de la vida similar a la de las ovejas negras de otro tiempo.

Antes dije que mi padre era muy rígido en materia de principios de vida y de religión, pero tuvo la inteligencia y la bondad de reconocer que yo había heredado sus principios de vida y que los dogmas y creencias acerca de la divinidad eran nada mas que una cuestión de fe, y que la fe no es materia de discusión: se cree o no se cree. 

 .


2 comentarios

La entrada mas vista

"A mis obligaciones" un poema de Pablo Neruda

Cumpliendo con mi oficio
piedra con piedra, pluma a pluma,
pasa el invierno y deja
sitios abandonados,
habitaciones muertas:
yo trabajo y trabajo,
debo substituir
tantos olvidos,
llenar de pan las tinieblas,
fundar otra vez la esperanza.

No es para mí sino el polvo,
la lluvia cruel de la estación,
no me reservo nada
sino todo el espacio
y allí trabajar, trabajar,
manifestar la primavera.

A todos tengo que dar algo
cada semana y cada día,
un regalo de color azul,
un pétalo frío del bosque,
y ya de mañana estoy vivo
mientras los otros se sumergen
en la pereza, en el amor,
yo estoy limpiando mi campana,
mi corazón, mis herramientas.

Tengo rocío para todos.


Cubismo.- 23 de marzo- 125º Cumpleaños de Juan Gris

José Victoriano González-Pérez conocido como Juan Gris, nació en Madrid el 23 de marzo de 1887. 



















Fuente "Arte España"http://www.arteespana.com/juangris.htm